• Alice in Wonderland

Mini escapada: Patones de Arriba + Las Cárcavas



Ahora que podemos salir de nuestro barrio y hace mejor tiempo, hemos empezado a visitar pueblos cercanos a la ciudad de Madrid para conocer los alrededores. En esta ocasión fuimos al famoso pueblo de Patones de Arriba que está a una 1h en coche de Madrid.


Nosotros decidimos ir primero a las Cárcavas y después a Patones. Para ir a las cárcavas hay que aparcar en el Párking de la Presa de la Oliva y ahí comienza la ruta. Para continuar, debes ir en dirección al Restaurante la Chopera. Pasarás por la Presa del Pontón de la Oliva, que es la presa más antigua del Canal de Isabel II.


Párking de la Presa de la Oliva
Presa del Patón de la Oliva

Al pasar por la presa, llegarás al restaurante. Deberás continuar por el camino asfaltado subiendo hasta una intersección en la que a la izquierda continua asfaltado y a la derecha comienza el camino de la ruta a las Cárcavas. Continua por esa ruta hasta llegar a una pequeña intersección en la que deberás ir por la derecha. A partir de ahí es todo recto y no tiene ningún tipo de pérdida.


Al llegar aquí debes tomar la ruta de la derecha, que está sin asfaltar

Debo advertir, que antes de embarcarte en esta ruta, asegúrate de llevar el calzado correcto e incluso un palo de trekking te vendrá muy bien. Yo fui tan tranquila en zapatillas de deporte y sin nada más porque vi a todas las de Instagram en sus vestidos y vaqueros en la cima y pensé que sería una ruta sencilla, pero no lo es. Es una ruta bastante empinada en terrenos arcillosos y puede resbalar. Para que os riáis un poco de mi, no llegamos a la cima del todo por mi culpa, porque vi que luego tenía que bajar todo lo que estaba subiendo con unas zapatillas y me entró el ataque de pánico pensando que bajaría rodando jajaja. Todo esto, a solo 3 minutos de llegar a la cima, que es lo peor de todo.


Foto de las Cárcavas de lejos porque soy una cagueta

La ruta dura entre 30 y 45 minutos ida y lo mismo de vuelta, dependiendo del aguante y lo rápido que vayas. No recomiendo hacer la ruta con niños o con gente con problemas de movilidad. Es muy fácil tropezarse y resbalarse. Por lo demás, es una ruta preciosa en todas las épocas del año. Nosotros fuimos con los cerezos en flor y era una pasada. También vimos un ciervo de cerca y muchas mariposas.


La vuelta se hace por el mismo sitio por el que se va, por tanto no tiene pérdida. Si vas en verano, ten en cuenta que la ruta no tiene sombra, por lo que lleva mucha agua, gorra, crema y evita ir a medio día para evitar golpes de calor. Nosotros la hicimos en Marzo con 12 grados y aun así pasé calor quedándome en manga corta.



Si decides ir a las Cárcavas primero, el párking de Patones de Arriba ya estará lleno, por lo que tendrás que aparcar en el parking disuasorio que está en Patones de Abajo y subir andando hasta el pueblo. Si vas pronto podrás aparcar en al parking de Patones de Arriba y no tendrás que hacer los 15 minutos que hay de subida. Debo decir que el paseo es muy bonito hasta allí, aunque cansa. Especialmente si has subido hasta las Cárcavas anteriormente.


Vistas en el camino por el arroyo hacia Patones de Arriba.

El pueblo es muy pequeño y se puede ver en un par de horas. Nosotros decidimos comer allí ya que nos contaron que se comía muy bien. Fuimos al restaurante El Bodegón y comimos unos riquísimos huevos fritos trufados.



¡Se estaba super agusto en la terraza! Si hace bueno os encantará estar en cualquiera de las terrazas del pueblo tomando algo o comiendo. Después de comer dimos una vuelta y vimos el pueblo. Lo mejor es mirar el mapa que está en la Iglesia en la entrada (es la oficina de turismo actualmente) y ver donde están los puntos de interés y perderse por las callejuelas del pueblo. Se supone que en la oficina de turismo daban mapas del pueblo pero cuando fuimos no estaba abierta. No sabemos si es por el Coronavirus o por que era entre semana.


Oficina de Turismo de Patones de Arriba

Os dejo a continuación con alguna foto más de Patones de Arriba y os animo a que lo visitéis. La arquitectura de piedra pizarra es bastante única en la zona y además es tan pequeño que es una monada. ¡Parece sacado de un cuento!





Este precioso pueblo estaba abandonado en los 70. Los que vivían aquí fueron trasladándose poco a poco a lo largo de la historia a Patones de Abajo y acabó abandonándose. Hace unas décadas comenzaron los trabajos de restauración y ahora están censadas 20 personas. ¿Qué te ha parecido? ¿Tienes ganas de ir? ¡Cuéntamelo en comentarios!


¡Si tienes alguna duda o quieres ayuda con algo, solo tienes que escribirme al chat o por redes sociales y te ayudaré encantada!


Guarda el post guardando la siguiente foto en Pinterest:





7 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo