• Alice in Wonderland

Roma en 4 días

Actualizado: 3 de sep de 2019

Este era uno de los destinos que más ganas tenía de ver en el mundo entero, ¡y no decepcionó! Roma me enamoró. Decidimos ir en el puente de mayo, ya que está cerca de mi cumpleaños y el de mi hermana, y mis padres nos invitaron al viaje como regalo de cumpleaños. Es sin duda alguna, el mejor regalo que me han hecho jamás.


A principios de mayo es una época en la que llueve bastante en Italia, pero mereció la pena, ya que los días de lluvia había menos gente en la calle y pudimos ver con más calma la Fontana di Trevi (dentro de lo normal, que es que esté muy alborotado).

Fontana di Trevi

No suelo recomendar los alojamientos en los que me quedo, pero este era tan bonito y tan cómodo para 6 personas, que os voy a dejar el enlace aquí. La ubicación era genial (pegado a la Ciudad del Vaticano y la atención fue magnífica. Además, también podéis reservar en el apartamento por Airbnb o por su web.

Una de las habitaciones del apartamento

¿Cómo llegar?


Nuestro avión llegaba al aeropuerto de Roma Fiumucino. Desde allí hay varias formas de llegar hasta el centro de Roma:


Tren (Leonardo Express): es la opción que cogimos nosotros. Te lleva a la estación central de Termini, tarda unos 30 minutos y cuesta unos 14€ por persona. El tren pasa más o menos cada media hora y está en la Terminal 3 del aeropuerto.


Bus: pasa cada 40 minutos y hay varias compañías que hacen el trayecto. También te llevan a la estación de Termini, y aunque tarda 55 minutos, solo cuesta unos 5€ por persona. Si no tenéis prisa, es una buena opción.


Taxi: lo bueno de esta opción es que te lleva directamente a donde te hospedas, pero el precio suele ser bastante caro y tarda casi lo mismo que el autobús.


Transfer: al final fue por lo que optamos a la vuelta. Costó unos 50€ en total, y como eramos 5 personas, nos salió más económico que el tren. Tardó unos 45 minutos más o menos. Si vais bastantes personas, para mi, es lo más rentable.


Desde la estación de Termini cogimos la línea amarilla que nos dejaba en Ottaviano y continuamos andando unos 5 minutos hasta el apartamento.


Día 1


¿Qué veremos?


- Comer pizza en Amalfi.

- Comer helado en Lemongrass.

- Pasear desde Ottaviano hasta Piazza dei Popolo.

- Subir a la Terrazza del Pincio.

- Ver los jardines de la Villa Borhguese.

- Ir a Plaza de España.

- Pasear frente a la Corte Suprema de Cassazione.

- Cenar en La Zanzara.


Cuando dejamos las cosas y nos pusimos cómodos, eran las 4 de la tarde. No habíamos comido, así que lo primero que hicimos fue comer en un restaurante cercano al apartamento llamado Amalfi, en el que más adelante repetimos porque nos encantó la pasta. Yo pedí pizza margarita hecha al horno de piedra.



Cuando acabamos, decidimos pasar por una heladería que había visto en muchos blogs de viajes, que casualmente estaba en la calle principal de donde nos quedábamos. Se llama Lemongrass, y en cuanto la probamos, fuimos todos los días 1 o 2 veces durante el viaje. La atención era buenísima: nos ofrecían probar helados que el creía que te gustarían en función de lo que habías pedido el día anterior (porque se acordaban de todo el mundo) y siempre acertaban. Los helados de este sitio son los mejores que probado hasta ahora.



Decidimos ir andando con nuestros helados a nuestro primer destino: Piazza dei Popolo. Aunque tardamos una media hora, fue un paseo agradable y pudimos ver el río Tiber. Desde allí, subimos a la Terrazza del Pincio donde hay unas bonitas vistas de casi todo Roma y continuamos para ver el parque de Villa Borghese. Es un parque precioso, que desgraciadamente no nos dio tiempo de ver entero y a demás comenzó a llover bastante, por lo que se estaba embarrando. Por eso, decidimos continuar andando por la ciudad y salir del parque.


Vistas desde la Terrazza del Pincio

Bajamos por la Viale della Trinità dei Monti hasta Plaza de España. Aprovechamos para dar una vuelta por la zona, ya que el barrio donde está es el barrio de las tiendas de moda de lujo. Aunque no puedas permitirte nada de lo que hay por esa zona, merece la pena ver los escaparates ya que son muy creativos. A mi que me encanta la moda, me fascinó esa zona. Además, estaba atardeciendo y las calles estaban preciosas.



Volvimos pasando por LEGO (ya he mencionado varias veces que me gusta mucho pasar por esa tienda en distintas ciudades) y cruzando por el Ponte Cavour. Atravesamos la Piazza Cavour, que está frente a la Corte Suprema di Cassazione (que es un edificio precioso), y seguimos pasando por detrás del Castillo de Sant'Angelo, que veríamos por dentro al día siguiente. Acabamos pasando por delante de un restaurante llamado La Zanzara y paramos allí a cenar. Estaba todo muy bueno y tenía una decoración de estilo de los años 30-40. El ambiente era muy agradable y también daban muy buena atención.



Día 2


¿Qué veremos?


- Ver el Castillo de Sant'Angelo

- Comer pizza en las escaleras de la Via Vittor Pisani.

- Ver el Vaticano y la Basílica de San Pedro.


El jueves teníamos reserva para ir a ver el Vaticano con visita guida. Esto suele llevar casi el día entero, por lo que a parte de verlo, solo fuimos al Castillo de Sant'Angelo.


Decidimos ir a verlo sobre las 10:30 de la mañana. No había demasiada gente a esa hora, pero más tarde comenzó a llenarse muchísimo. Nos salió más barato porque mi hermana y yo eremos menores de 25 años. Hicimos la visita completa al castillo y nos encantó. Tienen una app para tener una guía gratuita, pero no conseguimos que funcionara. Por lo demás, disfrutamos muchísimo del paseo. Al final acabamos estando allí unas 2h. Desde allí tenéis unas vistas muy bonitas de la Basílica de San Pedro.



Nosotros teníamos la visita guiada a las 2, y hay que estar allí una media hora antes de la hora de inicio. Por esto, fuimos a comprar pizza y suplí a Pizzarium y nos los comimos en las escaleras de la Via Vittor Pisani. Durante las visitas guidas se permite que comas y bebas, y la entrada de comida y bebida al Vaticano está permitido, pero las visitas no paran y no te da tiempo de comprar nada dentro, por lo que decidimos comer antes de entrar. En Pizzarium siempre hay bastante cola, por lo que recomiendo ir con tiempo.


Para las visitas guiadas, si ya tienes las entradas, no hace falta hacer cola. La entrada está a la derecha de la muralla de la ciudad. Podéis enseñar las entradas y os dejarán pasar. El tour organizado por el Vaticano cuestan unos 55€ por persona y dura unas 2h y media aprox. Incluye un tour y acceso a la Capilla Sixtina. Sinceramente, después de haber ido, yo os recomiendo que compréis entradas programadas para una hora y así evitaros colas, pero no recomiendo los tours guiados (o al menos los organizados por el Vaticano). El tour está más tiempo parado explicándote lo que verás en la Capilla Sixtina que en ver la Ciudad del Vaticano o los museos. Está bien si no quieres ver demasiado del sitio y quieres que te lo expliquen todo, pero solo estás dos horas, vas muy rápido viéndolo todo y a penas se ve nada de los museos vaticanos. Además no te enseñan los jardines nada más que por encima. Yo volveré pronto para poder pasar el día entero allí y verlo por mi cuenta.


Cuando acabas el tour en la Capilla Sixtina (que por cierto me encantó), puedes entrar sin hacer cola a la Basílica de San Pedro. Por fuera no parece que sea tan grande como es. Además también puedes acceder a la Necropoli de San Pietro y ver las diferentes tumbas de los Papas.


Cuando acabamos, dimos una vuelta por la plaza de San Pedro y volvimos a Lemongrass a por más helado. Tras llevar todo el día de pie, decidimos descansar un poco en el apartamento y volver a salir a cenar en La Zanzara.



Día 3


¿Qué veremos?


- El Coliseo Romano.

- El Foro Romano.

- El Palatino.

- Altare della Patria.

- El Campidoglio.


Para este día, os recomiendo que os levantéis temprano. Desde primera hora, el Coliseo está bastante lleno y hay bastante cola. Afortunadamente tienen el aforo controlado y estar dentro nunca resulta agobiante. Tardamos más o menos 1h entrar porque nos retrasamos un poco. Al rededor hay Tours vendiendo entrada inmediata al Coliseo, pero tras nuestra mala experiencia con el tour del día anterior y tras ver que ellos también debían hacer cola, ya que el aforo estaba completo, decidimos permanecer en la cola. Además, los tours los vendían a nos 18€ por persona, y si esperas la cola cuestan unos 2€ para menores de 25 años y unos 6 para los demás.

Cuando acabamos, fuimos al Foro Romano y al Palatino. Las entradas del Coliseo incluyen estos dos sitios que además están conectados entre sí. Después de haber ido, yo os recomiendo que compréis unos sándwiches o algo que podáis comer sentados en un banco y os lo llevéis al Foro Romano. El sitio es muy grande, y si lo quieres ver con calma, acabará coincidiendo con la hora de comer. Nosotros acabamos dándonos un poco de prisa, porque a las 4 cerraba el restaurante donde queríamos comer y vimos el Palatino un poco deprisa para llegar.


A mi fue uno de los sitios de Roma que más me gustó. Me impresionó muchísimo, sobre todo cuando te imaginas como debía ser aquello en la época de esplendor romana. Os animo a que os metáis por todos los rincones y recovecos que encontréis, merece la pena. Cuando estás abajo andando por las calles es cuando realmente impresiona.

Como os comenté, fuimos a comer sobre las 3:30-4 a un restaurante pizzería que me habían recomendado. Se llama Pizza Forum. Yo me comí una calzone frita, parecida a los panzerotto, pero gigante. El servicio era un poco lento, pero la comida estaba rica.


Cuando acabamos, fuimos andando al Altare della Patria que es un monumento en honor al primer rey de Italia. La entrada es gratuita, pero si queréis subir para ver las vistas desde allí, si que hay que pagar. Si no me equivoco son unos 7€.


Hubo bastante controversia con la construcción de este monumento, ya que para su construcción, se derribó un barrio medieval.


Justo andando a la izquierda, llegáis a la Plaza del Campidoglio, donde tenéis los Museos Capitolinos entre otros. Allí también podéis ver una reproducción de la escultura de la Loba y Rómulo y Remo ( la original está en los Museos Capitolinos). También podéis ver el Foro Romano desde los extremos de la plaza.


Si queréis, este es un buen momento para ir a el barrio de Trastevere, dar una vuelta y cenar. Mis padres ya estaban muy cansados, por lo que nosotros nos volvimos al apartamento a descansar. Os dejaré un PDF adjunto al final del post, donde además del itinerario que tenía planeado, incluye restaurantes recomendados y más heladerías a parte de la que íbamos todos los días.


Ese día decidimos comer unos bocadillos de mortadela italiana en el apartamento y un helado. Los compramos en Panino Divino.


Día 4


¿Qué veremos?


- Plaza de España.

- Fontana di Trevi.

- Panteón.

- Fontana Navona.

- Campo dei Fiori.

- Bocca de la Veritá.

- Jardín de los Naranjos.

- Circo Massimo.


Empezamos el día en Plaza del Popolo. El metro más cercano a la Fontana di Trevi y a Plaza España estaban cerrados por obras. Desde allí andamos a Plaza España, y continuamos hasta la Fontana di Trevi. Nosotros tuvimos mucha suerte ese día, ya que estaba lloviendo y había "poca" gente. Pudimos acceder fácilmente a la fuente. Generalmente está muy abarrotada, por lo que si queréis verlo sin gente, tenéis que ir a las 7 de la mañana.


Cuando estés allí, hay que tirar una moneda de espaldas a la fuente, con la mano derecha pero sobre el hombro izquierdo. Si tiras una moneda, según la leyenda, volverás a Roma. Si tiras dos, encontrarás el amor italiano, y si tiras 3, te casarás con él.


Continuamos andando hacia el Panteón de Agripa. La entrada es gratuita y allí encontraréis el famoso óculo y tumbas históricas con la de Raffaello. Es muy impresionante porque se construyó unas pocas décadas después del Coliseo, pero se conserva perfectamente.


Seguimos a la Plaza Navonna, donde hay 3 fuentes. La central es obra de Bernini, pero las 3 son preciosas.

Desde allí fuimos al mercado Campo dei Fiori, donde encontraréis comida local, como pasta, parmesano o tomates secos.


Para comer, dimos bastante vuelta porque volvimos casi hasta el Panteón para ir al restaurante que habíamos visto por el camino. Sinceramente no recuerdo ni como se llamaba ni donde estaba, por lo que no puedo recomendároslo.


Decidimos ir a ver lo que nos habíamos dejado por la zona en el día anterior. Primero fuimos a la Bocca della Veritá. La entrada es gratuita. Hay una cola de unos 10 minutos para hacerte una foto con ella. El empleado que la vigila, hace las fotos amablemente por ti si lo quieres. Según la leyenda, si cuentas una mentira con la mano en la boca de la escultura, perderás la mano. Después de eso, puedes acceder de forma gratuita a iglesia de Santa María in Cosmedin.


Después subimos al Jardín de los Naranjos, donde hay unas vistas preciosas de la ciudad. Justo al lado hay un jardín de rosas precioso que justo estaba en flor cuando fuimos. Al lado del jardín, tienes el Circo Massimo, que se ve bastante bien desde el Palatino, pero desde aquí puedes pasear por el.

Si lo deseáis, también es un buen día para ver el barrio de Trastervere, ya que sobra parte del día. Nosotros nos íbamos pronto por la mañana, por lo que fuimos a comer helado, hacer la maleta y a cenar de nuevo en Amalfi, donde todos pedimos pasta carbonara. De postre pedí un panzzerotto de nutella con queso riccotta.


Espero que esta guía os sea de ayuda si planeáis ir a Roma y no sabéis donde ir. Os dejo el enlace al PDF que os prometí a continuación. Os puede ayudar si queréis otros restaurantes diferentes e incluyo la ruta hacha con google maps para que veáis como llegar a los sitios.


https://drive.google.com/file/d/19HqXvXMErPbuaBsA6-HXgGvliz6_xOv0/view?usp=sharing


Gracias por leer, y ¡hasta pronto!


Comparte esta foto en Pinterest para guardarte el enlace:



66 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo